Soledad - Benedetti




Ellos tienen razón esa felicidad
al menos con mayúscula
no existe.
Ah! pero si existiera con minúscula
seria semejante a nuestra breve
presoledad.

Después de la alegría viene la soledad,
después de la plenitud viene la soledad,
después del amor viene la soledad.

Ya sé que es una pobre deformación,
pero lo cierto es que en ese durable minuto
uno se siente  solo en el mundo.

Sin asideros,
sin pretextos,
sin abrazos,
sin rencores,
sin las cosas que unen o separan
y en esa sola manera de estar solo,
ni siquiera uno se apiada de uno mismo.

Los datos objetivos son como sigue.

Hay diez centímetros de silencio entre tus manos y mis manos,
una frontera de palabras no dichas entre tus labios y mis labios
y algo que brilla así de triste entre tus ojos y mis ojos.

Claro que la soledad no viene sola.

Si se mira por sobre el hombro mustio de nuestras soledades
se verá un largo y compacto imposible,
un sencillo respeto por terceros o cuartos,  
ese percance de ser buena gente.

Después de la alegría,
después de la plenitud,
después del amor,
viene la soledad.

Conforme,
pero
qué vendrá después
de la soledad.

A veces no me siento
tan solo
si imagino,
mejor dicho si sé
que mas allá de mi soledad
y de la tuya,  
otra vez estas vos,
aunque sea preguntándote a solas
qué vendrá después
de la soledad.

Comentarios

Entradas populares